Saltar al contenido

Circuncisión judía

circuncision-judia

El precepto del Brit Milá es el precepto más antiguo conocido que continúa practicándose hasta el presente en todas las comunidades judías del mundo, generación tras generación.

El Brit Milá, la circuncisión, es el primer acto que determina el vínculo de pertenencia de un varón al Pueblo Judío. A los ocho días de nacido, el Brit Milá deja en el niño judío una marca indeleble que sella su inscripción en el pueblo y en el devenir de su historia.

La circuncisión un ritual judío

Para los judíos la circuncisión constituye el sello del pacto entre D-s y Abraham: Brit significa pacto y Milá significa circuncisión, por lo tanto el Brit MIla es el “Pacto de Circuncisión”. Y así está escrito en las sagradas escrituras, Genesis 17:7-11:

“ …Este es mi pacto, que guardaréis entre vosotros y Yo, y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros. Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre vosotros y Yo”.

Un Brit Milá debe realizarse a los 8 días de haber nacido el niño, sin importar si es Shabat o día festivo. Únicamente puede posponerse si el niño está enfermo, es débil o prematuro, o si la opinión del médico indica que la circuncisión puede ser peligrosa. La ictericia es también un signo que claramente según las recomendaciones de los libros sagrados, obligan a post-poner la circuncisión.

La circuncisión con las técnicas quirúrgicas más avanzadas

La persona calificada para realizar el Brit Milá se conoce como mohel y este debe ser un judío practicante, instruido para realizar la circuncisión con las técnicas quirúrgicas más avanzadas e igualmente conocedor de las bendiciones propias del momento.

El Brit Milá consiste en una breve intervención quirúrgica por la cual se corta el prepucio una vez liberado del glande y con la utilización de un instrumento especialmente diseñado para este fin. Halájicamente debe observarse la salida de unas gotas de sangre.

Una vez concluida la intervención, se realiza una breve ceremonia en la cual se bendice al niño y se le otorga el nombre hebreo que sus padres han elegido, pronunciando la siguiente bendición: “D-s nuestro y de nuestros padres, preserva la vida de este niño, para felicidad de su padre y de su madre, y que su nombre sea llamado en Israel…(nombre elegido)”

Circuncisión parte de la religión

El Brit Milá debe realizarse durante el día -antes del ocaso- y es deseable más NO imprescindible la presencia de un minyán – quórum de por lo menos diez varones adultos, incluidos el padre y el mohel.
Adicionalmente es un honor, que se le otorga a uno de los abuelos, a los tíos o allegados del recién nacido de sostener al niño al que se le realizara el brit milá y a esta persona se le denomina el Zandak que vendría hacer como el padrino del niño.

La ceremonia del Brit Milá no requiere un sitio especial para ser realizado, por lo que el procedimiento quirúrgico se realiza bajo anestesia local y no requiere una infraestructura de salas de cirugía. La técnica no requiere colocación de suturas.

Si una persona decide convertirse al judaísmo es perentorio la realización de la circuncisión independientemente de la edad, pero si ya es un niño grandecito o un adulto esta se realiza en una sala de cirugía con la técnica quirúrgica convencional.

Esta Web utiliza cookies, tanto propias como de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información de nuestra política de cookies en nuestras Condiciones de Uso.    Más información
Privacidad